Las ruedas del autobus

Las ruedas de mi autobús

No siempre empieza bien

Una de esas personas con las que no coincides el primer momento, quizás ala par que Jesús. Es más, recuerdo algún momento en que lo llegue a odiar. Uno de esos momentos fue tras varios de días de trabajo, metidos en el junior, preparando el campamento y en cinco minutos tiro por tierra todo nuestro trabajo con una simple frase “la regla del 70%” la llamaba el, este porcentaje era el que se debía de marcar como mínimo de cambio, de ser nuevo dentro del campamento.

No todo es lo que parece

Pero bueno vamos al primer momento que quizás desencadeno nuestra amistad o la semilla que permitió apreciarle, digamos que se llama Posets, digamos que se llama el discurso de las ruedas de bus, digamos que es hacer un 3mil con personas que son muy diferentes entre ellas, pero que tienen un mismo punto de partida y un mismo final.

A posets ¿con ruedas?

Y así fue el momento, estábamos subiendo Posets unas trece personas, todavía atravesamos una de las primeras partes de la subida al Angelorus y ya cada uno iba por su cuenta, había algunos que tenían unas condiciones físicas muy superiores y otros que iban más justos. Y este fue el momento clave. Nos paramos todos juntos para dejar las condiciones claras de una marcha.

Todos llevábamos partes de la tienda donde dormiríamos o la comida o herramientas que solas no hacían nada pero que juntos nos daría lo necesario para llegar y fue la explicación de esta situación y que deberíamos pegarnos esa idea a nosotros mismos. Crear una muestra de generosidad y de trabajo a la vez para que todos nos sintamos agrupados y parte de un mismo grupo que te ayuda a crecer. Un discurso para toda la vida.

Semillas

Bueno y si ese es el momento donde se pudo plantar una buena semilla, el riego y cuidado de esta, fueron esas noches eternas en los juniors juntándonos en el futbolín, el pin-pon y aquel sofá verde donde compartimos confesiones, bromas, chascarrillos y cotilleos.

Que no te mareen

Una novena parte Smog de mi vida, quizás una de las mas influyentes en cuanto a arrastrar a la gente, a sacar lo mejor de si, a ser cemento que une y mejora a todos.

Y siempre que suena te recuerdo

«Titulo de canción»

video youtube

Conclusión

Me has enseñado de la importancia que tiene estar bien acompañado de ruedas que te ayuden cuando el camino se complica. La fuerza de todos y el trabajar unidos es lo que hace que el coche de la vida avance por cualquier lugar, por eso te querré como rueda en el coche, camión o trailer de mis proyectos.

Deja un comentario